lunes, 31 de agosto de 2009

After-shave (/'ɑ:ftə(r)ʃeɪv/) / After-sun (/'ɑ:ftə(r)sʌn/)


Citando a D. Fernando Lázaro Carreter en “El Dardo en la Palabra”, “¿Qué añade a la loción para después del afeitado llamarla after-shave? Sólo es más breve; y es cierto que exhala distinción, lo cual hace imprescindible el vocablo para quienes se perecen por distinguirse.” Y lo mismo, añado yo, podría decirse de “after-sun” (loción para después de tomar el sol).

Cash (/kæʃ/)


Lo mismo que “dinero en efectivo”, “en metálico”, “en monedas y billetes” o “al contado”, pero mucho más cool.
Asimismo, en el campo de la economía es común la expresión “cash-flow” (/kæʃfləʊ/) con el sentido de ‘magnitud contable que se obtiene de la suma de beneficios y amortizaciones, y que mide la liquidez o la rentabilidad de una empresa’ en vez de las diversas opciones en castellano como “flujo de caja”, “movimiento de caja”, “movimiento de efectivo”, “flujo de fondos”, “flujo de dinero contante” (entradas y salidas de caja o efectivo en un periodo concreto) o, de acuerdo con el Diccionario de expresiones y términos económicos y financieros, de Juan Ramón del Pozo, “recursos generados”, “flujo de tesorería” o “liquidez”.
Otros anglicismos comunes son “cash market” /kæʃ'mɑ:kɪt/ (“mercado al contado”), “cash price” /kæʃpraɪs/ (“precio al contado” o “precio en efectivo”) y “cash resources” /kæʃrɪ'sɔ:s/ (“recursos en efectivo”, “recursos en dinero contante”.

viernes, 28 de agosto de 2009

Chance


Bastante común en algunas zonas de Hispanoamérica, equivalente a “oportunidad” o “suerte”. Según el DRAE (‘oportunidad o posibilidad de conseguir algo’), se trata de un galicismo, del francés “chance” /ʃãs/ (“suerte”, “posibilidades”, “probabilidades”), aunque bien podría tratarse de un anglicismo, del inglés “chance” /tʃɑ:ns/ (“oportunidad”, “posibilidad”, “ocasión”). Su uso, esporádico en España, está muy extendido en América, donde se emplea en ambos géneros (“el chance” o “la chance”). En Colombia se usa también para designar un tipo de lotería. Aunque admisible, dada su amplia extensión en América, se recomienda usar con preferencia las voces españolas “oportunidad”, “ocasión” o “posibilidad”, perfectamente equivalentes.
También existen la versiones “Tex-Mex” agarrar chansa (“correr un riesgo”, del inglés “take a chance”) y tomar un riesgo (calco del inglés “take a risk”).

jueves, 27 de agosto de 2009

Connaisseur (/kƆnƐsœr/)



Aunque esté fuera de contexto en un diario sobre espanglish, he querido incluir este galicismo aquí porque cada vez lo oigo más y cada vez me parece más inútil y pedante. ¿Qué pretende, aparte de hacer el ridículo, alguien que prefiere utilizar el adjetivo francés “connaisseur” (normalmente mal escrito y peor pronunciado) en vez del castellano “entendido” o “experto”?

miércoles, 26 de agosto de 2009

Bricolaje (/bʀikɔlaʒ/)

Del verbo francés “bricoler” /bʀikɔle/ (“hacer chapuzas”, “arreglar”, “reparar”), es el equivalente a las expresiones castellanas “chapuza”, “arreglo”, “reparación” o “hágalo usted mismo”, es decir, la actividad manual que realiza uno mismo, normalmente como pasatiempo (perdón, hobby) para la creación, mejora, mantenimiento o reparación de albañilería, carpintería, electricidad, fontanería, etc. Desgraciadamente, además de esta forma se usan también “bricolajear” y “bricolajero”, aunque no aparecen en el Diccionario de la lengua española.

martes, 25 de agosto de 2009

Condominio



Uno más entre la infinidad de “falsos amigos” entre el inglés y en castellano. El latín “condominium” (‘dominio de una cosa en común por dos o más personas’) evolucionó de diferente manera en las zonas de habla hispana, donde mantuvo esa connotación de propiedad que pertenece de manera colectiva a un conjunto de personas, a diferencia de las zonas de habla inglesa, donde fue perdiendo esa connotación para verse sustituida por el concepto de “piso” o “apartamento”, no necesariamente en régimen de copropiedad ni propiedad horizontal. Así, lo que los británicos denominan “flat” /flæt/ (“piso”, “apartamento”), en los EE. UU. suele llamarse “condominium” /kɒndə'mɪnɪəm/ o, abreviado, “condo” /'kɒndəʊ/ (cuando se es el propietario) y “apartment” /ə'pɑ:(r)tmənt/ (en régimen de alquiler). De ahí que, debido a la gran influencia del inglés norteamericano en Hispanoamérica, sea cada vez más común el término “condominio” para referirse a pisos o apartamentos, sembrando la confusión entre los miembros de la RAE, que definen el anglicismo como ‘edificio poseído en régimen de propiedad horizontal’.

lunes, 24 de agosto de 2009

Convencional



Normalmente, el adjetivo inglés “conventional” (/kənˈvenʃənl/) es equivalente al español “convencional”. No obstante, conviene tener cuidado al traducirlo, ya que en determinados contextos las connotaciones pueden ser muy diferentes.
Ambos términos son sinónimos cuando se refieren a ‘que resulta o se establece en virtud de precedentes o de costumbre’, pero el español tiene una acepción con matices negativos (‘dicho de una persona, de una actitud, de una idea, etc.: poco originales y acomodaticias’) que no se da en inglés. Del mismo modo, cuando en inglés se refieren a ‘un acto, una costumbre, una indumentaria, etc. que se atienen a las normas mayoritariamente observadas’, el matiz es más bien neutral, mientras que en español tiende a ser algo más negativo.
Es decir, que en determinadas ocasiones, al traducir “conventional” al español, pueden ser más apropiadas otras opciones como “tradicional”, “clásico”, “formal”, “popular” o “acomodaticio”. A la inversa, para traducir “convencional” al inglés, según el contexto, es posible que sea más exacto utilizar “common”, “usual”, “conformist”, “orthodox”, “standard” o “mainstream”.

Bon vivant (/bombiβan/)


Del francés “bon” (“bueno”) y “vivre” (“vivir”), se refiere al “vividor”, es decir, el amigo del buen vivir, que gusta de la buena mesa y bebida, persona bohemia que cultiva la ociosidad, la elegancia y la extravagancia en el vestir, viviendo a expensas de los demás, buscando por malos medios lo que necesita o le conviene.