viernes, 29 de enero de 2010

Backup / back-up (/'bækʌp/) / Bacopear



Además de “respaldo”, “apoyo”, “refuerzo”, “suplementario” o “reserva” significa “copia de seguridad” (en el campo de la informática y las telecomunicaciones), “luz de marcha atrás” (de un vehículo) e incluso “embotellamiento” (sólo en los EE.UU., perdón, América). Lo que desconozco es el porqué de que utilicemos “backup” en vez de “copia de seguridad” (también “copia de resguardo” o “copia de respaldo” en América), pero no como sustituto del resto de significados.
También puede oírse por ahí el verbo “bacopear” (hacer copias de seguridad).

Copyright (/'kɒpɪraɪt/)


El DRAE recoge esta voz inglesa que significa ‘derecho de explotación y reproducción de una obra intelectual, artística o científica’, pero nos dirige a la entrada “derecho(s) de autor” (‘el/los que la ley reconoce al autor de una obra intelectual o artística para autorizar su reproducción y participar en los beneficios que esta genere’), que sería, junto con “derecho(s) de edición”, “propiedad intelectual”, “derechos de reproducción” o “propiedad literaria”, la expresión que en buena lógica deberíamos utilizar. Como convención internacional se usa la palabra inglesa, o su símbolo ©, en la contraportada de los libros, precediendo al nombre del titular de los derechos.
Como alternativa, altamente urticante para los vampiros de la SGAE y sus acólitos, tenemos el término “copyleft”, aunque no está aceptado ni en castellano ni en inglés, referido a la ‘licencia que permite al usuario utilizar, modificar y redistribuir un trabajo siempre que se mantengan las mismas condiciones de utilización y difusión’. Con esta práctica, el autor permite la libre distribución de copias y versiones modificadas de cualquier tipo de obra o trabajo creativo regido por el derecho de autor, exigiendo que dichos derechos sean preservados en las versiones modificadas.

Cosy (/'kəʊzɪ/)



Según un tal Jesús Cano, de la sección Los SMS de un “cazatendencias” (sic) de la revista XL Semanal, «“cosy” es el nuevo palabrejo (sic) clave en el diseño». Él lo define como “cálido”, aunque más bien es “acogedor”, “íntimo”, “agradable”, “personal”; la connotación de “calentito” de este adjetivo viene de que también significa “cubre teteras”.

miércoles, 27 de enero de 2010

Banear



Como experimento (perdón, test) sociológico, esta palabra no tiene precio. Sabiendo que el inglés “ban” (/bæn/) significa “prohibición”, “veda”, “cese”, “restricción” o “suspensión”, tendríamos dos tipos de personas a la hora de utilizar el término como verbo: aquéllas que utilizan la lógica y el sentido común (“prohibir”, “excluir”, “vedar”, “denegar”, “proscribir”, “retirar”, etc.) y aquéllas que no (“banear”). Dentro de este último grupo también tenemos a los amantes de añadir o cambiar letras (también conocidos como “club de fans de Johnny Deep”), que nos ofrecen su versión “banneo”.

Coupage



Literalmente, “coupage” (/kupaƷ/) en francés significa “mezcla de líquidos” (en general), aunque la imagen de distinción que otorga el ser (o pretender ser) un entendido en “caldos” ha conseguido que por aquí lo utilicemos solo para referirnos a la práctica de mezclar vinos de diferentes partidas o cosechas (para compensar las cualidades y defectos de unas y otras). Como la afectación asociada al mundo del vino se está extendiendo al del aceite, últimamente también se utiliza “coupage” para el mismo tipo de mezcla pero con aceite en vez de con vino (líquidos son, al fin y al cabo).
Un vocablo similar pero no equivalente es “cuvée” /kyve/ (“cuba”, “cosecha”), que se usa en la terminología de la viticultura en francés para hacer referencia al “vino de un mismo tonel” o al “vino de la misma partida” y en castellano para un batiburrillo de conceptos inconexos: “vino producto del primer prensado”, “partida especial de un vino”, “vino de prestigio”, etc.

Buqué


Calco del francés “bouquet” /bukƐ/ (“ramo”) que en castellano utilizamos para referirnos al aroma que adquiere el vino durante su proceso de envejecimiento, el cual se percibe agitando la copa y dejándola reposar, e incluso a un ramo de flores (también, en el campo de la cocina o la gastronomía, se denomina “bouquet garni” a un ramillete de hierbas aromáticas utilizadas para preparar un plato). Curiosamente, hay gente (perdón, hay a gente) que, mezclando ambas posibilidades, piensa que el término se refiere a la variedad y calidad de los vinos que podemos disfrutar en un establecimiento en concreto; por lo menos, así me respondieron hace años dos antiguos y simpáticos compañeros de trabajo, Ricardo y Pedro, al preguntarles si les había gustado un restaurante donde habían cenado la noche anterior: “el buqué es excelente”. Es lo que tiene pretender ser refinado aportando mucha fachada pero poco contenido.
No son admisibles formas híbridas como “buquet” o “bouqué”, que no son ni francesas ni españolas.

lunes, 25 de enero de 2010

Dandi



Esta palabra podría funcionar como símil de cómo muchas veces el espanglish y los calcos se utilizan de manera ignorante con el único objetivo de aparentar lo que no se es, llegando en ocasiones a conseguir que esa ignorancia impregne a toda la sociedad. Lo que en inglés (“dandy” /'dændi/) es un término más bien peyorativo que se aproxima a petimetre (del francés “petit-maître”: ‘persona que se preocupa mucho de su compostura y de seguir las modas’) o “lechuguino” (‘hombre joven que se compone mucho y sigue rigurosamente la moda’), aquí lo convertimos en algo favorable, tal como lo recoge el DRAE (‘hombre que se distingue por su extremada elegancia y buen tono’).
El origen etimológico del vocablo es desconocido. Se ha especulado con dos posibles procedencias de la palabra, ninguna de ellas clara ni convincente: Jack Dandy, individuo de la frontera entre Inglaterra y Escocia que en las fiestas vestía de forma estrafalaria; o diminutivo de Andrew, quizá por alguna persona con ese nombre que destacara por su forma de vestir.
Su plural es “dandis”. Debe evitarse en español el uso del plural inglés “dandies”, así como el de la forma “dandys”, que no es ni inglesa ni española. El sustantivo correspondiente es “dandismo”, no “dandysmo”.

miércoles, 20 de enero de 2010

Correr



Cuidadito con el verbo “to run” (/rʌn/): su significado más habitual (“correr”) es coincidente en castellano y en inglés. Sin embargo, hay al menos dos significados en inglés que no existen en castellano: “(hacer) funcionar”, “ejecutar” (la descripción del programa —perdón, softwarePrey, nos asegura que «corre en Mac, Linux y Windows», es decir, que “funciona” en o con dichos sistemas operativos) y “presentarse como”, “postularse como” o “competir por” («soy tan popular que voy a “correr” para “mellor”»; es decir, “mayor” —“alcalde”—).

martes, 19 de enero de 2010

Bloque, letras en


El incansable Cristian Fernández, traductor de la guía del Movimiento Zeitgeist, vuelve a sorprendernos con una de sus ocurrencias. Se ve que tenía prisa el chaval, porque leyó “block lettering” (/blɒkletərɪŋ/) en el original en inglés y, ni corto ni perezoso, se lanzó al vacío con este “letras en bloque”. Si lo hubiera pensado dos veces (corrijo: si lo hubiera pensado, a secas), se habría dado cuenta de que se trata simplemente de “letras mayúsculas” o “caracteres de imprenta”.

Dance (/dɑ:ns/)



Término anglosajón utilizado para referirse a la música compuesta específicamente para acompañar al baile, caracterizada por ser repetitiva, incorporando sonidos sintéticos, ritmos bien marcados y letras pegadizas. En general, “dance” significa “baile”, “danza”, “bailar” y “danzar”.
También hemos importado el “breakdance” (/breɪkdɑ:ns/), tanto el vocablo como la actividad, que es un baile que combina varios movimientos aeróbicos y rítmicos tomados de fuentes tan variopintas como los bailes aborígenes, las artes marciales, la gimnasia, el hip hop, etc. Por ahora no se utiliza el verbo “breakdancear” ni el sustantivo “breakdancero”, pero todo se andará.

Comprometer



Ante la tesitura de traducir la palabra “comprise” /kəm'praɪz/ (“comprender”, “componer”, “constar de”, “constituir”, “consistir en”), Cristian Fernández, traductor de la guía del Movimiento Zeitgeist desde el inglés a una lengua que no sabría muy bien cómo denominar, se empeña en complicarse la vida y nos sorprende utilizando el verbo “comprometer” (‘poner de común acuerdo en manos de un tercero la determinación de la diferencia, pleito, etc., sobre que se contiende’, ‘exponer o poner a riesgo a alguien o algo en una acción o caso aventurado’, ‘constituir a alguien en una obligación, hacerle responsable de algo’, ‘contraer un compromiso’), que nada tiene que ver.

Cara de, en la


Traducción lo más directa posible de la expresión “in the face of” (“frente a”, “ante”, “en vista de”), encontrada en la versión en castellano (por llamarlo de alguna manera) de la guía del Movimiento Zeitgeist.

lunes, 18 de enero de 2010

Computerizar



Adaptación no apropiada del inglés “computerize” (/kəm'pjʊ:təraɪz/), ya que la forma más usada en el ámbito hispánico es “computarizar” (‘someter [algo] al control o tratamiento de una computadora o de un sistema informatizado’, ‘informatizar’, ‘procesar’). También existe “computadorizar”, menos frecuente, quizá por su excesiva longitud. De esos dos verbos han derivado los sustantivos “computadorización” y “computarización”, referidos a la acción y efecto de “computadorizar” y “computarizar”, respectivamente.

martes, 5 de enero de 2010

Búnker


Calco del inglés “bunker” (/'bʌɳkə(r)/), a su vez tomado del alemán, que originaria y literalmente significa “carbonera” (de un barco) y, por extensión, cualquier construcción de hierro u hormigón utilizada para protegerse de bombardeos, es decir, lo que en castellano se denomina “fortín” o “refugio” (antiaéreo, antinuclear…) También se utiliza metafóricamente para referirse a cualquier grupo resistente a cualquier cambio político, algo por otra parte nada habitual hoy en día, luego no veo la necesidad del término (no sé si estoy siendo lo suficientemente irónico). Siguiendo con las ironías, en el apasionante mundo del golf, el “búnker” es un obstáculo de arena que dificulta el juego, aunque claro, como de costumbre, el término en inglés es diferente (“sand trap” /sændtræp/).
Se desaconseja, por minoritaria, la grafía “búnquer”. Por no hablar de zafios inventos “bunkerizado” (algo así como ‘recluido o encerrado en un “búnker”’), encontrado en un artículo de Fernando Castro Flórez en el ABC Cultural del 16 de junio de 2010 y en otro de Jesús Rodríguez en El País Semanal del 30 de octubre de 2011 o “bunkerización”, aparecido en la bitácora “Borradores de trabajo”.