martes, 30 de octubre de 2012

Elegido como


Tal como indica la Fundéu, con los verbos “elegir”, “nombrar”, “denominar”, “declarar” y otros de parecido sentido resulta inapropiado utilizar “como” para introducir el complemento.
Se trata de un uso que aparece con frecuencia en algunos medios de comunicación: «Grimsson, “elegido como” presidente de Islandia», «Bruce Springsteen, “nombrado como” la persona del año», «La artista afirma sentirse muy a gusto en el que ella “denomina como” su programa».
El Diccionario panhispánico de dudas considera un anglicismo sintáctico que debe evitarse el uso superfluo de “como”, que en estas construcciones funciona a modo de una preposición, cuando introduce el predicativo de este tipo de verbos. Se trataría de un calco de las construcciones inglesas “chosen as”, “selected as”, etc.
Lo adecuado, pues, en los ejemplos mencionados habría sido decir: «Grimsson, “elegido” presidente de Islandia», «Bruce Springsteen, “nombrado” persona del año», «La artista afirma sentirse muy a gusto en el que ella “denomina” su programa».

jueves, 25 de octubre de 2012

Downshifting (/daʊnʃɪftɪɳ/)


Literalmente significa “bajar la marcha”, “cambiar a una marcha inferior” o “poner una marcha más corta”, pero suele utilizarse también en el mundo sociolaboral como sinónimo de “ralentizar” referido a “adoptar un modo de vida más modesto” o “simplificar la vida reduciendo el materialismo”, es decir, llevar una vida más simple para escapar del materialismo obsesivo y reducir la tensión del día a día, encontrando el adecuado equilibrio entre el ocio y el trabajo, centrándose más en la realización personal y en las relaciones humanas que en el consumismo y el éxito económico. La filosofía de este movimiento, surgido (por lo menos en lo que a su denominación se refiere) a finales de los años ochenta en los EE. UU., podría resumirse en el lema (perdón, eslogan) «trabajar menos para vivir más»; por aquel entonces, muchos ejecutivos renunciaron a sus altos cargos y aceptaron puestos más bajos en el organigrama de sus empresas para poder dedicarse más tiempo a sí mismos y a sus familias y amistades.

Making-of (/'meɪkɪɳɒv/)


También visto con bastante frecuencia (incluso en diccionarios supuestamente serios como Clave) como “making-off” (ante la duda, cuantas más efes mejor, que queda más cool, aunque más valdría que, en vez de hacer el canelo, los que así lo escriben se “marcharan rápidamente” o se “largaran”, ya que estos son los significados del verbo “to make off”). ¡En fin! El “making-of” de una película o programa de televisión (también denominado EPK o Electronic Press Kit, ya que es habitual que se agregue como instrumento de promoción en algunas películas o como contenido adicional de algún DVD) es un documental rodado entre bastidores sobre los entresijos, curiosidades, etc. de su rodaje y producción, normalmente utilizado como herramienta promocional previa al estreno o como contenido adicional del DVD. Es decir, lo que por estos lares se denomina comúnmente el “así se hizo” o “tras las cámaras”.

Majorette (/maƷƆrƐt/)


Voz francesa que denota a la ‘muchacha vestida con uniforme militar de fantasía que, en ocasiones festivas, desfila junto con otras agitando rítmicamente un bastón y al son de una banda de música’. Se trata de un vocablo recogido en el DRAE que, paradójicamente, también incluye el término “bastonero, ra”, originario de México, para referirse a la ‘persona que con un bastón en la mano forma parte de un grupo de partidarios que en un encuentro deportivo apoyan ruidosamente a los suyos o que con un bastón en la mano dirige una banda de música que marcha’, así como “palillona”, originario de Honduras y Nicaragua, que designa a la ‘muchacha vestida con uniforme militar de fantasía que, en ocasiones festivas, desfila junto con otras agitando rítmicamente un bastón y al son de una banda de música’.

Major (/'meɪdʒə(r)/)


En inglés significa “muy importante”, “fundamental”, “clave”, “serio”, “a fondo”, “grave”, “enorme”, “de enorme importancia”, “considerable”, “más importante”, “mayor” (en música), “comandante” o “mayor” (militar), y “asignatura principal”. Además, en cine las “majors” son los estudios de cine norteamericanos que dominan la industria, en música las “major labels” son las compañías discográficas que dominan el mercado internacional, en béisbol las “majors” son las grandes ligas profesionales que se juegan en EE. UU., y en golf los “majors” son los cuatro torneos más importantes del circuito masculino, término también utilizado en tenis, aunque suele ser más común decir “Grand Slam”.

miércoles, 24 de octubre de 2012

“Cáncer maligno” es una expresión redundante



El término “cáncer” se emplea para designar una enfermedad llamada también “tumor maligno”, por lo que la expresión “cáncer maligno” es redundante.
Sin embargo, en algunas noticias relacionadas con esta enfermedad se encuentran ejemplos como «Chávez confirma que su “cáncer” era “maligno” y que se someterá a radioterapia», «El melanoma es uno de los tipos de “cáncer maligno” más frecuente».
De acuerdo con la definición que recoge el Diccionario de términos médicos, de la Real Academia Nacional de Medicina, la palabra “cáncer” es sinónima de “tumor maligno” o “neoplasia maligna”, de modo que un “tumor maligno” es un “cáncer”, no un “cáncer maligno”, por lo que esta expresión resulta redundante.
Por tanto, en los ejemplos anteriores, lo apropiado habría sido escribir: «Chávez confirma que su “tumor” era maligno y que se someterá a radioterapia» o «El melanoma es uno de los tipos de “cáncer” más frecuente».
Asimismo, se recuerda que esta redundancia se mantiene cuando el término “cáncer” se utiliza con el sentido figurado de ‘proliferación en el seno de un grupo social de situaciones o hechos destructivos’, por lo que no son adecuados ejemplos como «La violencia, que como un “cáncer maligno” carcome la sociedad…», en lugar de «La violencia, que como un “cáncer” carcome la sociedad…».

martes, 23 de octubre de 2012

Hotspot (/hɒtspɒt/)


Literalmente significa “punto caliente” o “zona caliente”, pero suele utilizarse para referirse a varias cosas diferentes: un “local en boga” o “sitio de moda”, un “punto de acceso público a internet con red inalámbrica”, un “sitio en el que se dan conflictos militares o sociopolíticos”, un “tema conflictivo”, etc.

Lipstick / Rouge


Cuando hablamos del ‘cosmético usado para colorear los labios, que suele presentarse en forma de barra guardada en un estuche’, podemos emplear varios términos: “pintalabios”, “carmín”, “barra de labios”, “lápiz de labios” e incluso “lápiz labial” (en América) y “creyón de labios” (en Cuba). La existencia de estos equivalentes hace innecesario el uso en español del inglés “lipstick” (/'lɪpstɪk/) o del francés “rouge” (/ruƷ/).
Conviene asimismo tener en cuenta que si en francés decimos solamente “rouge”, nos estaremos refiriendo simplemente al color (“rojo”) o al vino (“tinto”), ya que el “lápiz de labios” se denomina “rouge à lèvres”; del mismo modo, en inglés también utilizan este anglicismo (pronunciado /rʊ:ʒ/), pero no significa “pintalabios”, sino “colorete” (lo que en francés se denomina “rouge à joues”).
Siguiendo con el tema de los colores, otro término típico de la jerga vinícola es “rosé” (/ˈrəʊzeɪ/), que es como denominan en los EE. UU. al vino “rosado” (‘el que tiene color de rosa o tonalidades rosas’) por influencia del francés “rosé” (/ʀoze/).

Bafle


Adaptación gráfica de la voz inglesa “baffle” /'bæfəl/ (‘dispositivo que facilita la mejor difusión y calidad del sonido de un altavoz’). Con este sentido puede usarse también la expresión “pantalla acústica”. Por extensión, se usa con frecuencia en el lenguaje corriente para designar el propio “altavoz”, en cuyo caso es preferible el uso de los términos “altavoz” (en España) y “altoparlante”, “parlante” o “bocina” (en América), que gozan de mayor tradición en nuestro idioma. No debe usarse en español la grafía inglesa “baffle”.

Debajo de la escalera


Como consecuencia del fin de la cultura del esfuerzo o, como bien explica D. David Jiménez, “el triunfo de los mediocres”, nos vemos abocados a sufrir engendros como el espanglish y todo tipo de traducciones ridículas, esperpénticas y confusas fruto de traductores automáticos o, lo que es peor, de traductores humanos cuyos cerebros se han vuelto irracionales y funcionan al son de algoritmos y combinaciones binarias cual Johnny Mnemonic con sistema operativo Google. Así, nos encontramos salvajadas como esta encontrada en una pantalla de un aeropuerto de California, donde podía leerse en inglés y en español: «Quieren al Sr. Sanchez debajo de la escalera», traducción atroz de «Mr. Sanchez you are needed downstairs» donde, amén de la necesidad de una coma en la versión inglesa (se conoce que por allí también sufren ataques de austeridad), se hacen un lío con la pasiva y con la traducción de “need” y, para rematar, crean confusión traduciendo “downstairs” literalmente por “debajo de la escalera”, cuando la solución habría sido tan simple como «Se ruega al Sr. Sánchez se dirija a la planta baja», o algo por el estilo.

Decir la diferencia


Traducción por las bravas del inglés “tell the difference”, que no es literalmente “decir” la diferencia, sino “verla”, “distinguirla”, “notarla” o, dejándolo en una sola palabra, “diferenciar” o “distinguir”. El problema cuando utilizamos erróneamente esta expresión puede verse claramente en la frase «Washington no podía decir una mentira, Nixon no podía decir la verdad y Reagan no puede decir la diferencia», traducida demasiado directamente de la cita en inglés del comediante y actor canadiense Mort Sahl «Washington couldn’t tell a lie, Nixon couldn’t tell the truth, and Reagan couldn’t tell the difference»; no es que Reagan no pudiera “decir” la diferencia, sino que no podía “ver” o “notar” la diferencia entre una mentira o la verdad, no podía “diferenciar” o “distinguir” entre ambas (lo cual explica muchas cosas).

Los estadounidismos entran en el Diccionario de la RAE



La Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) anunció la inclusión de “estadounidismos” en la próxima edición del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE). Se trata de términos propios del español que se habla en Estados Unidos y que se han ido acuñando a lo largo de los últimos años, entre ellos billón, email, hispanounidense, paralegal (asistente de abogados) o van (microbús).
Con más de 55 millones de hispanos, EE. UU. es el segundo país en número de hispanohablantes. “El reconocimiento de la RAE de los estadounidismos es un reflejo de la creciente influencia del español de EE. UU.”, asegura Gerardo Piña-Rosales, presidente de la ANLE.
La próxima edición impresa del DRAE incluirá palabras como aplicar, con el significado de solicitar; departamento, para referirse a un ministerio; parada, para designar un desfile; o elegible, en el sentido de beneficiario. “Son términos en español que reflejan la idiosincrasia nacional [en referencia a EE. UU.]”, explica en conversación telefónica Piña-Rosales. “Son modalidades del idioma al que se han debido habituar los hispanohablantes que han ido llegando a EE. UU.”, puntualiza.
Piña-Rosales se muestra satisfecho de la inclusión en el DRAE de esos estadounidismos -término que la RAE también ha aceptado con la definición de “palabra o uso propios del español hablado en los Estados Unidos de América”- porque supone “un reconocimiento por parte de la RAE de la existencia de un Español exclusivo, propio de EE. UU., al igual que lo hay en otros países de habla hispana: argentinismos, mexicanismos...”.
Entre los criterios de selección para determinar qué palabras se incluían y cuáles no ha primado, explica el presidente de la ANLE, su grado de penetración en el habla, su presencia en la prensa o su uso habitual en las traducciones. “Si aquí hablas de Ministerio en lugar de Departamento, ningún hispanohablante te va a entender”, puntualiza Piña-Rosales.
La idea de identificar estadounidismos con la intención de incorporarlos en el diccionario surgió hace cuatro años con motivo del acuerdo de colaboración que firmó la ANLE con el Gobierno de EE. UU. para asesorar a sus distintos departamentos / ministerios en la traducción al castellano de sus formularios e impresos públicos y de sus páginas web. “Fruto de esta cooperación la Academia está logrando mejorar, normativizar y defender el correcto uso de la lengua española en este país”.
El presidente de la ANLE alerta sobre el error de equiparar los estadounidismos con el espanglish, otro término también aceptado por la RAE con cuya definición disiente. “Los estadounidismos son términos propios del español que se habla en EE. UU., mientras que el espanglish es un ‘fenómeno lingüístico’ en el que, a diferencia de lo que se sostiene en el DRAE, no creo que 'deforme elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés', se trata más bien de saltos, mezclas de un idioma a otro”, defiende Piña-Rosales.

Lo que se podrá decir

En poco tiempo frases como: “He enviado un ‘email’ con una ‘aplicación’ para ‘rentar’ un piso frente a la tienda de ‘bagels’”, no podrá ser considerada una mala traducción del inglés. Estos términos son algunos que se contienen en el listado que la ANLE ha enviado a la Real Academia para su inclusión en la próxima edición de su Diccionario con la marca EU (Estadounidismo)
  •  Agencia. Por calco del inglés, todo tipo de entidad que normalmente tiene otros equivalentes en los países hispanohablantes, como entidad, dependencia, organismo, etc.
  • Bagel. Vocablo inglés de uso común que denota un panecillo en forma de rosquita salada.
  • Billón. Mil millones.
  • Departamento. Ministerio; agencia gubernamental
  • Email. Vocablo inglés de uso común que denota correo electrónico
  • Hispanounidense. Persona de habla, origen o ascendencia hispana que reside en los Estados Unidos de América.
  • Latino. Designación común de los hispanounidenses.
  • Parada. Desfile popular con carrozas
  • Paralegal. Oficio de asistente de abogados
  • Phishing. Vocablo inglés de uso común en el español de Estados Unidos que denota una técnica delictiva de adquirir datos de usuarios de correo electrónico
  • Podiatría. Podología
  • Pretzel. Vocablo inglés de uso común que denota una galleta con forma de lazo y a veces también de palito.
  • Rentar. Alquilar
  • Suplementar. Completar, complementar
  • Trillón. Mil billones
  • Van. Apócope de caravan. Microbús o camioneta cerrada de cuatro ruedas que se utiliza para transportar cargas o tiene varias filas de asientos.
  • Estanflación. Calco del inglés: stagflation, palabra compuesta a partir de stagnation, estancamiento, e inflation, inflación). Indica el momento o coyuntura económica en que, dentro de una situación inflacionaria, se produce un estancamiento de la economía y el ritmo de la inflación no cede.


martes, 16 de octubre de 2012

“Altura” y “altitud”



Las palabras “altura” y “altitud” no significan lo mismo cuando se habla de aviones, aunque en la lengua general, según el DRAE, puedan tenerlo.
En las noticias relacionadas con asuntos aeronáuticos se confunden con cierta frecuencia los términos “altura” y “altitud”, pues no se conocen bien sus significados precisos y se piensa que funcionan como sinónimos, pero no es así.
Según la Dirección de Operaciones y Explotación de Sistemas de Navegación Aérea, la “altura” es la ‘distancia vertical entre el avión y la superficie terrestre’, mientras la “altitud” es la ‘distancia entre el avión y el nivel del mar’.
Así, cuando un avión vuela sobre un continente, lo hace a una “altura” y una “altitud” diferentes, y cuando vuela sobre el mar lo único que se mide es la “altitud”, pues no hay otra referencia.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Maillot



Hispanización de la voz francesa “maillot” /majo/ (“camiseta”), propia de la jerga deportiva y usada en español con los sentidos de ‘traje de baño femenino de una sola pieza’ (lo que los franceses denominan “maillot de bain”, por lo que utilizar solo “maillot” podría dar lugar a confusión al norte de los Pirineos), ‘camiseta ajustada que usan los ciclistas’ y ‘traje ajustado de una sola pieza, especialmente el usado para la práctica de actividades físicas como la danza o la gimnasia’. Con el primer sentido indicado, ha caído en desuso en favor de “bañador” o “traje de baño”. Para los otros dos, puede usarse en su lugar la voz “malla”, más acorde con el sistema gráfico español, y frecuente en países como Chile y Argentina para designar tanto la prenda de baño como el traje ajustado de una sola pieza. En México, el traje ajustado de una sola pieza se denomina “payasito”.

Metre


Barbarismo procedente del francés, lengua en la cual “maître” (/mɛtʁ/) significa “dueño”, “amo”, “maestro” o “profesor”. Aquí hemos tomado el significado de la forma abreviada de “maître d’hôtel”, es decir, el “jefe de comedor”, “maestresala”, “jefe de restaurante” o “jefe de camareros” en un restaurante u hotel, persona responsable de planificar, organizar, desarrollar, controlar y gestionar las actividades que se realizan en la prestación del servicio de comidas y bebidas.

lunes, 1 de octubre de 2012

Col / Coll


Además de una planta herbácea comestible (en el caso de “col”), se trata respectivamente de un galicismo (“col” /col/ —“cuello”, “puerto”—) y catalanismo (“coll”), empleados a menudo en la información relacionada con el ciclismo, pero que pueden sustituirse tranquilamente por su equivalente español “puerto”.

Amendar


Confusión (totalmente aceptable para el corrector ortográfico de Word, dicho sea de paso) entre el inglés “amend” /ə'mend/ (“subsanar”, “corregir”, “enmendar”) y el verbo desusado “emendar” que, influido por el prefijo en-, devino en “enmendar” (‘arreglar, quitar defectos’, ‘resarcir, subsanar los daños’, ‘variar el rumbo o el fondeadero según las necesidades’).

Spade ≠ Espada




En este caso los dos términos confrontados tienen una raíz común, del protoindoeuropeo *spe- (=trozo de madera largo y plano). De esta raíz provienen tanto los términos germánicos spade o Spaten (=pala en inglés y alemán respectivamente) como σπάθη (spathe) que es el nombre que le pusieron los griegos a un tipo de espadas. La espada clásica de los romanos, la espada de hoja corta, se llamaba gladios (de ahí gladiador, por ejemplo), pero en época del imperio tardío se fue haciendo cada vez más popular la espada de hoja larga, utilizada por la caballería, a la que se bautizó, tomando prestada la palabra griega, comospatha. Ella fue la ascendiente directa de la espada medieval y la que proporcionaría el nombre a las espadas en la mayoría de lenguas latinas: espada en castellano y portugués, spada en taliano y rumano, épée en francés… De su diminutivo, spatula, nos llegan al castellano voces como espátula y espalda. Las lenguas germánicas por su parte tienen otro grupo de palabras emparentadas entre sí para llamar a la espada: sword (inglés), Schwert (alemán), zwaard (holandés), svärd (sueco)…
El vídeo que os muestro en este caso juega con el paradójico nombre del palo de picas en inglés. Representa evidentemente una pica (pique en el original francés), pero su nombre es cambiado a spade. No es que le cambien el significado al símbolo ♠, no pasa de simbolizar una pica a simbolizar una espada; en ese caso se le habría llamado sword. Lo llaman spade -por influencia de “espada”- que significaría pala. ¿Significa eso que king of spades es el rey de palas? Tampoco. De hecho puede traducirse tanto como rey de picas como rey de espadas. En fin, todo es oscuro y confuso en el mundo de los falsos amigos. Para contrarrestar, he intentado que el video tenga colores alegres y luminosos.