miércoles, 31 de julio de 2013

Netiqueta


Forma españolizada del neologismo “netiquette” (/'netɪket/), derivado del francés “étiquette” /etikƐt/ (“etiqueta”) y del inglés “net” /net/ o network /'netwɜ:k/ (“red”), y utilizada con cierta frecuencia para referirse al ‘conjunto de reglas de cortesía y buenos modos que siguen los usuarios de internet en sus relaciones con otros usuarios’ (es decir, poco más que una adaptación de las reglas de etiqueta del mundo real a las tecnologías y el ambiente virtual, basándose en recordar que hay seres humanos al otro lado de las pantallas). Las expresiones similares “etiqueta en la red” o “cortesía en la red”, además de descriptivas y de fácil comprensión, también se emplean mucho.

Nerdo


Hispanización del inglés “nerd” /nɜ:(r)d/, definido por la Wikipedia como ‘persona abocada completamente al estudio y la labor científica, informática e intelectual hasta el punto de mostrar desinterés por las actividades sociales, físicas y deportivas, así como una conducta social retraída y dificultad para interactuar (sic) con el sexo opuesto y tener una vida sexual activa’. Según el estereotipo, también suelen ser aficionados (en algunos casos obsesivamente) de novelas gráficas, sagas de ciencia ficción como Star Trek y Star Wars, juegos de rol y todo tipo de videojuegos, así como, en algunos casos, sufrir diferentes padecimientos médicos y psicológicos como alergias, acné, problemas de la vista y problemas de interacción social como el mutismo selectivo o el síndrome de Asperger. Asimismo, tradicionalmente suelen ser víctimas de acoso escolar, ostracismo social, burlas, humillaciones, agresiones físicas y patrimoniales, y otros ataques que pueden causarles ansiedad o depresión.
De manera más ligera, la “inciclopedia” aporta posibles traducciones como “cerebrín”, “cuatro ojos”, “rata de biblioteca”, “comelibros” o “sabiondo”.

Negociar (una curva)


“Negociar”, en castellano, tiene las siguientes acepciones: ‘ajustar el traspaso, cesión o endoso de un vale, de un efecto o de una letra’; ‘descontar valores’; ‘tratar y comerciar, comprando y vendiendo o cambiando géneros, mercancías o valores para aumentar el caudal’; ‘tratar asuntos públicos o privados procurando su mejor logro’; ‘tratar por la vía diplomática, de potencia a potencia, un asunto, como un tratado de alianza, de comercio, etc.’ La expresión “negociar una curva”, utilizada frecuentemente en el mundo del motociclismo, no se corresponde con ninguna de ellas, sino que es un anglicismo (“negotiate” /nɪ'gəʊʃɪeɪt/: “sortear”, “salvar”, “superar”) y galicismo (“négocier” /negƆsje/: “sortear”) para la acción de tomar una curva difícil que presenta riesgos y en la que el motorista ha de tener especial cuidado. En español es “sortear una curva”, según la tercera acepción de “sortear” en el Diccionario académico, que es ‘evitar con maña o eludir un compromiso, conflicto, riesgo o dificultad’, o simplemente “tomar” o “coger” una curva, aunque son estos últimos verbos se pierde la connotación de dificultad o riesgo.


También es típico de la jerga del motociclismo el verbo “curvear” (que no “curvar”: ‘encorvar’, ‘doblar y torcer algo poniéndolo corvo’) con sentido parecido al caso anterior, es decir, “tomar/coger una curva”. Incluso hay un grupo en una red social bajo el nombre “Salir a ‘curvear’ con la moto”.

martes, 30 de julio de 2013

“Medirse con” un rival, no “medirse a” un rival



De acuerdo con el Diccionario de uso del español, de María Moliner, el verbo “medirse”, como sinónimo de “enfrentarse”, “rivalizar” o “competir”, se construye seguido de la preposición “con”, no de la preposición “a”.
Sin embargo, en noticias deportivas es común que se use la forma inapropiada “medirse a” para aludir al enfrentamiento entre dos equipos o personas: «Djokovic supera a Stepanek y “se medirá a” su compatriota Troicki» o «La selección “se medirá a” Croacia, Hungría, Argelia, Egipto y Australia».
El verbo “medir” puede usarse con varias preposiciones (medir a palmos, medir por metros, medir en hectáreas, etc.), pero el pronominal “medirse” solo admite la preposición “con” (medirse con el enemigo).
Así, en los ejemplos anteriores, lo apropiado habría sido «Djokovic supera a Stepanek y “se medirá con” su compatriota Troicki» y «La selección “se medirá con” Croacia, Hungría, Argelia, Egipto y Australia».

miércoles, 24 de julio de 2013

“A pesar de que”, no “a pesar que”



“A pesar de que”, manteniendo la preposición “de”, es la forma adecuada de escribir esta expresión en español; la variante “a pesar que” es inapropiada por tratarse de un queísmo, tal y como señala el Diccionario panhispánico de dudas.
Así, frases como: «“A pesar que” no milita en ningún partido, suele tener cargos de importancia» lo apropiado habría sido escribir «“A pesar de que” no milita en ningún partido…».
Asimismo se recuerda que tampoco se suprime la preposición “de” en construcciones como “a fin de que”, “a condición de que” o “en caso de que”.

Negligible


Calco del inglés “negligigle” /neglɪdʒəbəl/ (“insignificante”, “sin importancia”, “inapreciable”) inventado por Teresa Forcades en su imprescindible libro Los crímenes de las grandes compañías farmacéuticas.

Necesitar


Este no es un caso de anglicismo o calco del inglés, sino de un error típico de la traducción al castellano. En la gran mayoría de los casos, el inglés “need” (/ni:d/) puede traducirse simplemente por “necesitar”; sin embargo, hay ocasiones en las que es más apropiado “tener que”, “haber de” o incluso “querer” o “desear”. Por ejemplo, si un amigo les recomienda una película, puede que afirme «You need to see this film!» Lógicamente, no hay una necesidad real, sino que nos está diciendo que “tenemos que ir a verla”. Así, «You only needed to ask» no equivale exactamente a “Sólo necesitabas pedírmelo”, sino más bien a “No tenías más que pedírmelo” o, si Jennifer Aniston, en su entrevista del número 1.115 de XL Semanal, dice «I need to go back to Greece», no está diciendo exactamente que “necesite volver a Grecia”, sino que “tiene que regresar” (o lo desea).

Neceser


Adaptación del francés “nécessaire” /nesesƐr/ (“necesario”) con el significado de “bolsa de aseo”. Sin embargo, en francés lo normal es que este vocablo vaya acompañado de un complemento: “nécessaire de beauté” (caja o estuche con objetos de tocador), “nécessaire de toilettes” (bolsa de aseo), “nécessaire de voyage” (bolsa de viaje), etc.

miércoles, 17 de julio de 2013

Linier


Adaptación del inglés “linesman” /'laɪnzmən/ (lit. ‘hombre [o juez] de la línea [o demarcación]’), que se usa en España, en algunos deportes como el fútbol, para designar al “árbitro auxiliar” o “árbitro asistente” que tiene bajo su control una línea del campo.
Mientras que la denominación “juez de línea” (calco del inglés “line judge” /laɪndʒʌdʒ/) apareció en 1962, el uso de “linier” se circunscribe fundamentalmente entre los años 1943 y 1965, justamente en la época en la que la dictadura impuso un nacionalismo lingüístico que llevó a aconsejar desde las redacciones de los periódicos el uso de términos autóctonos. Como indica D. Félix Rodríguez González en su trabajo “Anglicismos en el mundo del deporte: variación lingüística y sociolingüística”, por su estructura, “linier” evocaba mejor la asociación con el concepto básico de “línea” (de hecho, por economía de lenguaje, en las transmisiones radiofónicas se puede escuchar hoy con frecuencia “el línea” en vez de “el juez de línea”).
Hoy en día, el término que se ha impuesto en el registro formal en todo el mundo hispánico sobre otras designaciones como “juez de banda” o “guardalíneas” es “juez de línea”, calcado sobre el inglés “line judge” (/laɪndʒʌdʒ/). En México se dice también “abanderado” y, en Chile, “guardalínea”.

Jukebox (/'dʒu:kbɒks/)


Conocido en español como “Gramola®”, “radiogramola”, “rocola”, “máquina de discos”, “sinfonola”, “vitrola” o “tragadieces”, se trata de un gramófono eléctrico, instalado por lo general en establecimientos públicos, que permite seleccionar canciones por medio de botones a cambio de un pago en monedas. Suelen ser de un metro y medio de altura, con la parte superior redondeada e iluminación de color en el frente y sus lados verticales.

Napalm (/'neɪpɑ:m/)


Abreviatura de “naphta-palm oil” para referirse a la ‘sustancia inflamable, a base de gasolina en estado de gel, usada en lanzallamas y en bombas incendiarias’. Se trata de un combustible que produce una combustión más duradera que la de la gasolina simple, característica que, lamentablemente, ha hecho que sea utilizado por algunos ejércitos en varias guerras.

Naíf / Naif


Adaptación gráfica de la voz francesa “naïf” /naif/ (“ingenuo”) que designa el ‘arte o artista que se expresa con ingenuidad deliberada, imitando la sensibilidad infantil’ y la ‘corriente artística, surgida a principios del siglo XX, que se asemeja en sencillez, colorido, ingenuidad y espontaneidad a los pintores primitivos de la Edad Media’. Este término solamente es aplicable en español al estilo artístico; no es admisible su empleo con el sentido de ‘ingenuo, espontáneo’, por constituir un galicismo superfluo.
Curiosamente, el corrector ortográfico de la empresa del “altruista” Bill Gates no pone ninguna pega a la grafía francesa con diéresis sobre la letra i, pero señala como error la forma con hiato “naíf” (/naíf/), que refleja la articulación francesa etimológica y es, por tanto, la más recomendable, si bien también se admite la forma con diptongo naif (/náif/). Dedicándose como se dedican básicamente a plagiar el trabajo de otros, no entiendo por qué no siguen la misma tendencia en el caso de los correctores ortográficos.

lunes, 15 de julio de 2013

Izquierda caviar


Término político coloquial y peyorativo con origen en la expresión francesa “gauche caviar” (/goʃkavjaʀ/), que hace referencia a los políticos de izquierda (o que proclaman tener dicha ideología) que provienen de una clase social privilegiada o mantienen una vida con ciertos lujos o alejada de los ideales propios de una política de izquierda, connotando su alto poder adquisitivo al utilizar como símil la palabra “caviar” por su alto precio. Junto con la variante “gauche champagne” (/goʃʃãpaɲ/), fue muy utilizado en los años ochenta por los detractores de François Mitterrand. También tiene su equivalente en inglés: “champagne socialists” (/ʃæm'peɪn'səʊʃəlɪst/).
Unos años antes, en 1969, el periodista Joan de Sagarra había acuñado la etiqueta “gauche divine” (/goʃdivin/) para designar un grupo de personas (Teresa Gimpera, Oriol Bohigas, Gonzalo Herralde, Rosa Regàs, Colita, Terenci Moix, Ana María Moix, Guillermina Motta, Beatriz de Moura, Jaume Perich, Xavier Miserachs, Josep María Carandell, Ricardo Bofill y Félix de Azúa) que el poeta Jaime Gil de Biedma definió como «militantes de izquierdas durante su primera juventud y cuyas esperanzas de entonces se han frustrado» y el humorista Jaume Perich como «selectos barceloneses —o selectos residentes en Barcelona— que, en poco tiempo y por lógica y natural evolución, han pasado de ser la “gauche qui rit” a convertirse en la “gauche que da risa”.

viernes, 12 de julio de 2013

Body painting (/'bɒdɪ'peɪntɪŋ/)


“Pintura corporal” o ‘pintura artística que se aplica sobre la piel’. Aunque para muchos sea el colmo de la modernidad, es una de las primeras formas de expresión plástica desde la Prehistoria.

jueves, 11 de julio de 2013

MVP


La obsesión por copiar todo lo posible de la cultura yanqui también se extiende al deporte del baloncesto. En muchos casos se convierte en algo positivo, ya que es evidente que la NBA es la mejor liga del mundo y en muchos aspectos han de ser el modelo que el resto deberían seguir. Sin embargo, fuera del ámbito deportivo habría que estudiar caso por caso la conveniencia de imitar según qué cosas, como por ejemplo las animadoras (perdón, cheerleaders) que, metidas con calzador en nuestros estadios, se convierten en un espectáculo vergonzoso, denigrante y sexista. En lo que concierte al aspecto lingüístico, se ha importado innecesariamente la expresión “MVP” (/emvɪ:pɪ:/) para referirse, literalmente, al “jugador más valioso” (“most valuable player” /məʊst'væljʊəbəl'pleɪə(r)/), cuando en castellano disponemos de expresiones como “mejor jugador”, “jugador mejor valorado”, “jugador más destacado”, etc.

Must (/mʌst/)


Además del verbo “deber” o “tener que”, “must” también funciona como sustantivo, como sinónimo de “muy recomendable” en frases como “this programme is a ‘must’” (“este programa hay que verlo” o “no hay que perderse este programa”), así como acompañado del verbo “have” en la expresión “must have” (“imprescindible”). Lamentablemente, la amplia gama de posibilidades del castellano no gusta al hablante moderno, que prefiere utilizar “must” directamente, como Pilar Grosso en el XL Semanal del 27 de enero de 2008, donde habla de “los ‘must’ de la temporada” para referirse a varios artículos de moda (por poner un ejemplo, un bolso de 250 euros o una chaqueta de 398; así se las gastan los cool y los fashion).

miércoles, 10 de julio de 2013

Besamel / Bechamel


La voz francesa “béchamel” /beʃamƐl/ (‘salsa hecha con harina, leche y mantequilla’) se ha adaptado al español en las formas “besamel” y “bechamel”, ambas válidas. Es preferible la primera, pues refleja mejor la pronunciación etimológica. Existen también las variantes “besamela” y “bechamela”, muy poco usadas.
Como la mayoría de los inventos culinarios (con permiso de Ferran Adrià, Joan Roca o José David) proviene de Francia; en concreto fue obra de Louis de Béchameil, marques de Nointel y jefe de comedor del rey Luis XIV.

Copy (/'kɒpɪ/)


Entre las nuevas profesiones que han ido naciendo en el universo de Internet (“bloguero”, “community manager”) se encuentra el “copy” o “copy web”, también llamado “redactor creativo”. Su trabajo consiste en crear lemas, títulos, guiones de anuncios publicitarios, etc. Es el responsable de la línea editorial para la promoción de un sitio, por lo que debe pensar en los medios sociales y en la ubicación de los textos en éstos, conjugando creatividad con brevedad.

jueves, 4 de julio de 2013

¿”Desahucio”, “desalojo” o “lanzamiento”?



Las palabras “desahucio” y “desahuciar” son adecuadas para referirse al ‘proceso por el que se expulsa de una vivienda a su propietario si no puede hacer frente a la hipoteca’.
Aunque el diccionario académico y la mayor parte de los de uso circunscriben el significado de “desahuciar” a los casos de alquiler o arrendamiento, indicando que el término correcto para los casos de ejecución hipotecaria es “lanzamiento”, el uso mayoritario lo ha extendido a los procesos hipotecarios y su utilización puede considerarse apropiada también en ese ámbito.
Asimismo, si bien no es lo mismo “préstamo hipotecario” (‘derecho real de garantía de un préstamo’) que “hipoteca”, el uso de ésta por aquél es una extensión semántica que ya recoge la enmienda de esta voz para la vigesimotercera edición del Diccionario académico.
No obstante, en los medios de comunicación es habitual emplear indistintamente las palabras “desahucio” y “desalojo”, cuando lo conveniente sería reservar la segunda al acto mismo de expulsar a alguien de la vivienda que ocupa.
Así, en frases como «La Plataforma de Afectados por la Hipoteca convocó una concentración frente al inmueble para impedir el “desahucio” de un vecino», habría sido más preciso escribir «… para impedir el “desalojo” de un vecino».

miércoles, 3 de julio de 2013

Music hall (/'mjʊ:zɪkhɔ:l/)


Voz inglesa que significa “revista de variedades” o “auditorio” y se usa con cierta frecuencia en español con los sentidos de ‘espectáculo de variedades’, ‘género al que pertenece este tipo de espectáculos’ y ‘local en el que se ofrecen’. Es un anglicismo evitable, pues existen equivalentes españoles para todos los sentidos indicados. Así, para designar tanto el espectáculo como el género, existen las expresiones “revista (musical)” y “espectáculo de variedades”; y para designar el local, existen las expresiones “teatro de variedades” y “teatro de revista”.
El “music hall” fue una forma de espectáculo muy popular en Gran Bretaña entre 1850 y 1960, caracterizado por los números cómicos, acrobáticos o de prestidigitación en los que la música servía de telón de fondo, pero que luego entró en decadencia.

Mushing (/mushɪɳ/)


Forma de transporte nórdica para desplazarse por superficies nevadas con rapidez caracterizada por el uso de perros de tiro y esquís. El término proviene de la orden para iniciar la marcha en lengua francesa “mush”, equivalente a “adelante”, “a correr” o “vamos”, raramente utilizada hoy en día.
En la actualidad se ha convertido en un deporte de invierno con varias modalidades: “canicross”, “bikejöring” o “pulka”, “skijöring”, “triciclo”, “trineo” y “cart”. Al corredor de esta modalidad se le denomina “musher”.

martes, 2 de julio de 2013

E-sports


Su equivalente en español sería “deportes electrónicos”, término que designa los videojuegos o actividades virtuales de juego en línea y para varios jugadores.
Quienes los practican se denominan “ciberatletas” y compiten en pruebas profesionales con premios en metálico en las que se enfrentan en un videojuego determinado o en una serie de ellos. La primera prueba “e-sports” de la que se tiene constancia fue un campeonato de “Space Invaders” organizado por Atari en 1980; atrajo a 10.000 participantes y sirvió para instaurar a los videojuegos definitivamente como un pasatiempo popular. En la actualidad, los “e-sports” atraen a millones de personas que asisten a los encuentros en directo en línea o incluso en vivo, hasta el punto de llenar pabellones y estadios. Los premios en metálico superan en su conjunto el millón de dólares.

“Achacar” implica algo negativo



“Achacar” tiene connotaciones negativas y por tanto no debe emplearse cuando se quiere explicar el motivo de algo en sentido positivo.
Cada vez es más frecuente oír este verbo en frases como «El éxito lo “achacan” a su buen hacer», «“Achacaron” la bajada del paro a la recuperación económica» o «Su talento se puede “achacar” a los genes». Sin embargo, “achacar” significa ‘atribuir un delito, culpa, defecto o desgracia’, por lo que en estos ejemplos se está sugiriendo que el éxito puede ser un delito, la bajada del paro es una desgracia y el talento se ha de considerar un defecto.
En estos casos, habrían sido preferibles otros verbos como «El éxito lo “asocian” a su buen hacer», «“Atribuyeron” la bajada del paro a la recuperación económica» o «Su talento puede “venirle” en los genes».

Fricasé


Castellanización del francés “fricassée” /fʀikase/, del verbo “fricasser” (“guisar”, “cocinar”) y a su vez del latín vulgar “frigicare” (“freír”) o quizás de un cruce entre los verbos franceses “frire” /fʀiʀ/ (“freír”) y “casser” /kɑse/ (“romper”). Si bien queda extremadamente elegante hablar de un “fricasé”, la cruda realidad es que se trata simplemente de cortar el alimento en trozos (carne, pescado, setas, verduras, etc.) y saltearlo en la sartén con el resto de condimentos. Aunque el DRAE lo define como ‘guisado de la cocina francesa, cuya salsa se bate con huevos’, la presencia de éstos es lo de menos y la mayoría de recetas prescinde de ellos (perdón, de los mismos).