viernes, 27 de enero de 2017

El usuario debe eyacular el disco



Entender los manuales de instrucciones de ordenadores o electrodomésticos es a veces un auténtico galimatías. Y no por la complejidad de los aparatos, sino por las penosas traducciones. Esta situación ha llevado a distintas asociaciones de traductores e intérpretes a movilizarse para exigir que la Administración y las empresas contraten profesionales y se adopten medidas para erradicar a los piratas y las traducciones automáticas sin control posterior que, por ejemplo, pueden traducir el «extra» de la compañía aérea American Airlines que ofrece butacas de piel («Fly in leather») por un «¡Vuele en cueros!» Que en el manual de un reproductor de discos se traduzca «eject» por «eyacular» («deja de tocar un CD audio o eyacula la bandeja») o que en un manual de un teléfono móvil se confunda «llamadas» con «mamadas». Francisco Aviñó, presidente de la Asociación Profesional Española de Traductores e Intérpretes, que agrupa a cerca de 1500 profesionales, asegura que hace dos años pusieron en marcha el «sistema de turnos», que permite repartir los trabajos entre «los auténticos profesionales». Sin embargo, con el fin de «ahorrarse dinero», muchas veces se recurre a «piratas» que trabajan con un programa informático que, como muchos de ellos, no sabe nada de sintaxis ni semántica.

Tres pesetas por palabra.
«Cualquiera que tenga un ordenador, un programa de traducción y un curso de inglés se cree capacitado para hacer nuestro papel, cuando nosotros hemos pasado una carrera de cuatro años», dice Olga Torres, presidenta de la Asociación de Traductores Independientes de Cataluña. Pero los «piratas» cobran muchas veces bastante menos que los profesionales, 3-4 pesetas palabra frente a las 10-12 pesetas del profesional. Veamos algunos ejemplos recopilados por profesionales. Usted se compra una tostadora Hamilton Beach, americana [sic], y en el capítulo de advertencias puede encontrar este párrafo: «Una “incedio” puede ocurrir si tostador cubierto o conmovedor inflamable “materiel”, incluso cortinas, colgaduras, muro etcétera, cuando en operación». Y siguen las «cautelas»: «Nunca térmico mantequilla tostadas. Pan, buñuelo, pastel contagioso para extensión de “garapiña”, capa de azúcar, queso, etcétera, no recomendar para algún tostador. Cuando de “subwstancia” derretir, ello causa atasco e incomodidad». Tampoco están mal las instrucciones de limpieza: «Limpio externo superficial con un húmedo paño. No uso fregar polvo y limpio cojincillo». No se quedan atrás las instrucciones de uso de la cafetera Vespress: «Usar el normal detergente pero “non” hay que usar papillas de hierro o cosas iguales». La introducción en una guía del usuario del teclado de ordenador Nimble Beauty tampoco tiene desperdicio: «Colores claros los hace brillantes y bonito, no los opaca y son más que cosméticos. Excelente herramienta que “mecanoquafea” más divertida eficazmente». Otro traductor confundió «eject» por «eyaculación» y en las instrucciones de «manoseo» puede leerse esto: «Si el usuario no puede eyacular el disco oprimiendo el botón abrir/ cerrar, puede insertar una barra pequeña en el hoyo para eyaculación manual». En la «guía reparadora» de un vídeo JVC se pueden leer cosas como éstas: «Re-chequee las “conecciones”» o «el limpiado de cabeza automático limpia las cabezas de vídeo y tambor portacabezas cuando se coloca o extrae una cinta para reducir el atascamiento de la cabeza». Y una de coches: «Citroën ofrece a sus clientes la posibilidad de asegurar el entretenimiento de su coche».
Con cosas así, no es de extrañar que una mujer americana [sic] pusiera un pleito por una mala traducción que le llevó a meter a su caniche en un microondas para secarle el pelo.

No hay comentarios: