martes, 31 de enero de 2017

Colapsar / Colapso


El sustantivo latino “collapsu(m)” (co(n)– [“unión”, “contacto”, “acción completa”] + lāb(ī) [“resbalar”] + –su(m)/–sa(m)), derivado del verbo “collabī” (“caer en conjunto”, “caer en ruinas”) dio lugar al sustantivo español “colapso” y al verbo correspondiente “colapsar”, además de al inglés “collapse” (/kəˈlæps/).
En el campo de la medicina, “collapse” sería equivalente a “[sufrir un] colapso”, tal como lo definen el Diccionario médico de la Clínica Universidad de Navarra (‘Fallo brusco de la actividad de un órgano’) o el Diccionario médico-biológico, histórico y etimológico de la Universidad de Salamanca (‘Pérdida brusca de la circulación sanguínea eficaz por una alteración aguda de la función del corazón o una disminución rápida del tono de los vasos sanguíneos’, ‘Disminución anormal del tono de las paredes de un órgano hueco con decrecimiento o supresión de su luz’).
“Colapsar” y “colapso” también se refieren a un “atasco” o a la “destrucción [por ruina o abandono]” (DLE: ‘Destrucción, ruina de una institución, sistema, estructura’, ‘Paralización a que pueden llegar el tráfico y otras actividades’) —casos en los que siguen coincidiendo con el inglés—, pero no directamente “derrumbe”, “derrumbamiento”, “caída”, “hundimiento”, “derrumbarse”, “desplomarse”, “desmoronarse”, “hundirse” o “venirse abajo”, como puede verse en muchas ocasiones debido a traducciones defectuosas, como es el caso de la mayoría de los artículos dedicados al “derrumbamiento” (que no “colapso”, insisto) de las Torres Gemelas.

viernes, 27 de enero de 2017

El usuario debe eyacular el disco



Entender los manuales de instrucciones de ordenadores o electrodomésticos es a veces un auténtico galimatías. Y no por la complejidad de los aparatos, sino por las penosas traducciones. Esta situación ha llevado a distintas asociaciones de traductores e intérpretes a movilizarse para exigir que la Administración y las empresas contraten profesionales y se adopten medidas para erradicar a los piratas y las traducciones automáticas sin control posterior que, por ejemplo, pueden traducir el «extra» de la compañía aérea American Airlines que ofrece butacas de piel («Fly in leather») por un «¡Vuele en cueros!» Que en el manual de un reproductor de discos se traduzca «eject» por «eyacular» («deja de tocar un CD audio o eyacula la bandeja») o que en un manual de un teléfono móvil se confunda «llamadas» con «mamadas». Francisco Aviñó, presidente de la Asociación Profesional Española de Traductores e Intérpretes, que agrupa a cerca de 1500 profesionales, asegura que hace dos años pusieron en marcha el «sistema de turnos», que permite repartir los trabajos entre «los auténticos profesionales». Sin embargo, con el fin de «ahorrarse dinero», muchas veces se recurre a «piratas» que trabajan con un programa informático que, como muchos de ellos, no sabe nada de sintaxis ni semántica.

Tres pesetas por palabra.
«Cualquiera que tenga un ordenador, un programa de traducción y un curso de inglés se cree capacitado para hacer nuestro papel, cuando nosotros hemos pasado una carrera de cuatro años», dice Olga Torres, presidenta de la Asociación de Traductores Independientes de Cataluña. Pero los «piratas» cobran muchas veces bastante menos que los profesionales, 3-4 pesetas palabra frente a las 10-12 pesetas del profesional. Veamos algunos ejemplos recopilados por profesionales. Usted se compra una tostadora Hamilton Beach, americana [sic], y en el capítulo de advertencias puede encontrar este párrafo: «Una “incedio” puede ocurrir si tostador cubierto o conmovedor inflamable “materiel”, incluso cortinas, colgaduras, muro etcétera, cuando en operación». Y siguen las «cautelas»: «Nunca térmico mantequilla tostadas. Pan, buñuelo, pastel contagioso para extensión de “garapiña”, capa de azúcar, queso, etcétera, no recomendar para algún tostador. Cuando de “subwstancia” derretir, ello causa atasco e incomodidad». Tampoco están mal las instrucciones de limpieza: «Limpio externo superficial con un húmedo paño. No uso fregar polvo y limpio cojincillo». No se quedan atrás las instrucciones de uso de la cafetera Vespress: «Usar el normal detergente pero “non” hay que usar papillas de hierro o cosas iguales». La introducción en una guía del usuario del teclado de ordenador Nimble Beauty tampoco tiene desperdicio: «Colores claros los hace brillantes y bonito, no los opaca y son más que cosméticos. Excelente herramienta que “mecanoquafea” más divertida eficazmente». Otro traductor confundió «eject» por «eyaculación» y en las instrucciones de «manoseo» puede leerse esto: «Si el usuario no puede eyacular el disco oprimiendo el botón abrir/ cerrar, puede insertar una barra pequeña en el hoyo para eyaculación manual». En la «guía reparadora» de un vídeo JVC se pueden leer cosas como éstas: «Re-chequee las “conecciones”» o «el limpiado de cabeza automático limpia las cabezas de vídeo y tambor portacabezas cuando se coloca o extrae una cinta para reducir el atascamiento de la cabeza». Y una de coches: «Citroën ofrece a sus clientes la posibilidad de asegurar el entretenimiento de su coche».
Con cosas así, no es de extrañar que una mujer americana [sic] pusiera un pleito por una mala traducción que le llevó a meter a su caniche en un microondas para secarle el pelo.

Entretenimiento


Esta palabra nos ha llegado del francés en dos “oleadas” diferentes no demasiado separadas en el tiempo. La primera a finales del siglo XVI como calco de “entretien” (/ɑ̃tʀətjɛ̃/), empleada en Francia desde el siglo XII con el sentido de “mantenimiento”, “conservación”, “sostenimiento” (del latín “inter”, “entre”, y “tenere”, “tener”). La segunda, en el siglo XVII, se desvió primero hacia Inglaterra y nos llegó del inglés como calco de “entertainment” /ˌɛntəˈteɪnmənt/ (“entretenimiento”, “diversión”, “espectáculo”).
De ahí que, si bien el sentido con el que utilizamos este término sea comúnmente el inglés (Diccionario Clave: ‘Diversión o distracción con la que alguien pasa el tiempo’, ‘Lo que sirve para divertirse’), también podamos encontrar el francés en muchos diccionarios, como el María Moliner (‘Acción de sostener una cosa en actividad o en uso’, ‘Conjunto de cuidados necesarios para que algo se mantenga o siga funcionando con normalidad’) o el DLE (‘Mantenimiento o conservación de alguien o algo’).
Así, podemos encontrar traducciones del francés que pueden llevar a confusión, como por ejemplo las guías de “entretenimiento” de algún coche (cuando en español lo habitual sería denominarlo “mantenimiento”).

jueves, 26 de enero de 2017

Fon, te echo un


Construcción equivalente a “te llamo [por teléfono]” o a la más coloquial “te doy un toque”, creada por deformación del inglés “phone” /fəʊn/ (“teléfono”, “llamar [por teléfono]”, “telefonear”). Junto con su variante “te echo un ‘guás’” (“te envío un mensaje por WhatsApp”), más sus correspondientes horrores ortográficos, constituyen la cumbre del SMSpañol más chabacano, grotesco y lamentable, acompañados por otra infinidad de perlas como “holi”, “es bien” o el ingeniosísimo trending topic “ola k[e] ase” (como todo lo que tiene algún valor hoy en día, con origen en Forocoches… o eso dicen).

Grandes éxitos traductoriles

Of natural form («de forma natural»).

Para quedarse cerró («to remain closed»).

Tres cojones bar («tableta con tres frutos secos»).

No caliéntese en puede («do not heat in can»).
La fecha mostrada durante el final de puede («date shown in end of can»).
Tienda en un lugar chulo («store in cool place»).

Hierro chulo («cool iron»).

Hígado piscina («Liverpool»).

La cancha de tenis gobierna («Tennis Court Rules»).
Da vuelta por favor apagado a luces antes de dejar por favor desgaste los zapatos apropiados («Please Turn Off Lights Before Leaving).
De las laminas [sic] del rodillo («Skateboards»).

Expertos apasionados que se dan por culo para usted («Des experts passionnés qui se donnent à fond pour vous»).

Porcelana («China»).

“Carrir” de fuego («Fire lane»).
Violadores («Violations»).

Cooked Lions («cocido leonés»).
Everyone Days («todos los días»).









Dos “pajaros” con “un” piedra («matar dos pájaros de un tiro» o «kill two birds with one stone»).

Hecho en Pavo («Made in Turkey»).




Compatible con el móvil “de la galaxia” («Compatible with Galaxy mobile»).
Goza de uso completo de su teléfono “de la zarzamora” («Enjoy complete use of your Blackberry mobile»).
[…] para la gente “en ir” («For people on the go).










miércoles, 25 de enero de 2017

Eyacular el disco


Evocadora traducción del manual de instalación de una unidad de CD-ROM, que nos da los siguientes consejos: «“Eyaculación” de emergencia: Si el usuario no puede “eyacular” el disco oprimiendo el botón Abrir/Cerrar, él/ella puede insertar una barra pequeña en el hoyo para “eyaculación” manual. NOTA: Favor apagar el aparato antes de la “eyaculación” manual». Nótese, además de de la fantástica traducción del verbo “eject” /ɪˈdʒɛkt/ (“expulsar”, “eyectar”, “sacar”), el delicioso pero incompleto desdoblamiento de género, que empezó mal, mencionando sólo al “ususario” y dejando de lado a la “usuaria”, pero se enmendó después con ese “él/ella” (pues, como puede leerse en uno de los artículos más leídos de la edición digital de El País, “ella” también puede eyacular, aunque no sé hasta qué punto será recomendable insertar barras, por pequeñas que sean, en el “hoyo”).

Cueros, vuele en


Original traducción al español (con el aliciente de que data de 1977, es decir, antes de la era de los traductores automáticos) de la campaña publicitaria “Fly in leather” de la compañía aérea American Airlines para dar a conocer en México sus nuevas butacas de cuero para los pasajeros de primera clase y unirse a otros grandes procesos de internacionalización como “Nothing sucks like an Electrolux”.

viernes, 20 de enero de 2017

Errores lingüísticos que no deberían verse en las redes sociales



Es algo tan obvio que a veces pasa desapercibido. Para ser community manager (o «gestor de comunidades», si lo decimos en castellano), lo primero que debes saber es escribir bien. Y con bien me refiero a lo más básico de la lengua: construir frases con sentido, utilizar bien los signos de puntuación y no cometer faltas de ortografía. Debería ser lógico, ¿no? Pues en la práctica parece que no. Que todo vale.

Reconozco que soy un poco talibán de la lengua en este aspecto, pero no entiendo cómo las personas cometen errores ortográficos. Y aunque a muchos estudiantes les parece una barbaridad, yo estaba de acuerdo en esos profesores que suspendían por tres faltas de ortografía en un examen que, en contenido, merecía un 8. No digo escribir mal una palabra (con esto de las mil pulsaciones por minuto que tenemos escribiendo por ordenador se puede colar un «qeu» e incluso puedo admitir una b cambiada por una v en un momento puntual). Me refiero a errores de base olvidando tildes y construyendo frases con expresiones que son extranjerismos desaconsejados en nuestra lengua.

Aunque la comunicación instantánea nos ha ayudado mucho, también está causando estragos en el lenguaje. Todo porque pensamos que «todo vale» en la inmediatez. Si estás escribiendo un SMS, escribe como quieras. Acorta porque te van a cobrar más; aunque, ¿quién usa hoy en día los SMS salvo nuestros políticos de turno? Pero cuando escribes en las redes sociales, cuestiones de privacidad aparte, estás escribiendo en público. Si estás escribiendo un tuit, puedo entender que acortes palabras, un «q» por «qué», un «1» por «uno» y cosas así, pero sin pasarse. No queremos mensajes como «1ete a nstra pg d FB y mnda t prgnta ya!» No, por eso no paso. Y si estás escribiendo en el muro de Facebook, ¿de verdad necesitas ahorrar espacio?


Dejando a un lado las aberraciones que se cometen con las abreviaturas, hay muchos errores gramaticales que no comprendo, y por ello hoy he querido hacer una lista con los más comunes para intentar evitarlos y que no se extiendan en nuestras redes sociales.

Si yo fuera estudiado más…



Las formas compuestas de los verbos en castellano se forman con el verbo haber. Siempre ha sido así y siempre lo será. No existen tiempos verbales compuestos con el verbo ser. Así que las frases condicionales también se forman con el verbo haber. «Si lo fueras dicho antes» no existe. Nunca. Jamás. Ni se te ocurra escribirlo. Porque si yo te «fuese» contratado te despediría inmediatamente.

Ahí hay un niño que dice «¡Ay!»
Son tres palabras que suenan casi igual, que se escriben de manera diferente y que tienen un significado completamente distinto. «Ahí» es un adverbio de lugar, «hay» es la tercera persona singular del presente del verbo «haber» y «ay» es una interjección de dolor o pena.

A ver, recuerdo haber guardado eso ahí
Esta me mata un poco. Sobre todo en prensa. Que lo he visto y me han sangrado los «hogos» y se me han derretido las retinas, porque que un niño escriba esto, vale, pero que lo haga un periodista…

«Haber» es un verbo. Significa ‘existir’, ‘celebrarse algo’, ‘poseer’, ‘ocurrir’… y también se utiliza, conjugado, para formar los tiempos compuestos verbales. Se escribe con h y con n y en una sola palabra.

«A ver» es una expresión que puede sustituirse por «veamos» o puede significar mandato o curiosidad. Se escribe con la preposición «a» seguida del verbo «ver» en su forma infinitiva. A ver si lo vamos comprendiendo.

¿Por qué preguntas? Porque no entiendes el motivo por que los porqués son importantes.
Y aquí hay una de nivel, pero cualquier persona que haya aprobado la ESO debe saberlo. Y si trabajas con las palabras, ni te cuento. Tenemos cuatro expresiones muy parecidas. Y hay muchas veces en las que se usan mal, ya no solo en las redes sociales, sino en los periódicos y los medios de comunicación. Así que tenemos que aprender bien a diferenciarlas.

«Porqué» (junto y con tilde) es un sustantivo que significa ‘causa’ o ‘motivo’. Puede escribirse también en plural y siempre lleva artículo.

«Porque» (junto y sin tilde) es una conjunción que introduce una subordinada que explica la causa de otra o bien responde a una pregunta. «Eso es así “porque” sí».

«Por qué» (separado y con tilde) se forma con la preposición «por» y el pronombre interrogativo «qué». Se usa en oraciones interrogativas directas o indirectas.

«Por que» (separado y sin tilde) se forma con la preposición «por» y el pronombre relativo «que». Esta expresión se puede sustituir por «el/la cual».


Añadir que nos vamos ya. ¡Correr insensatos!
Una expresión que se usa muchísimo y que es completamente errónea es la de comenzar una frase con un infinitivo. «Decir que…», «Añadir…» y otros casos así. Lo correcto es hacer una construcción verbal en la que se incluya el verbo que queremos destacar. Por ejemplo: «Os recordamos que mañana es el sorteo», o «Les informamos de que pueden enviar sus quejas a…»

Otro uso muy común e igual de erróneo es el de infinitivo como imperativo. «Venir esta noche y os regalamos una copa», «Enviar ya vuestras respuestas». No, no, y no. El imperativo es el tiempo correcto y se inventó para algo. Así que dejad de escribir mal, por favor.


1000 seguidores.... Qué bien!!
Los puntos suspensivos son tres. Ni dos, ni cuatro. Tres. Y ya está. Se usan para señalar la suspensión del discurso —una frase no acabada— o la omisión de algún elemento —por ejemplo, al final de una enumeración—. Así que dejad de poner cuatro, o dos, o cinco, o ponerlos separados de la última palabra de la frase…

Por su parte, los signos de interrogación y exclamación se ponen al inicio y al final de la oración. Da igual que sea larga o corta. Coincido contigo en que el inglés es mucho más útil en este aspecto, pero estamos hablando en castellano y, como tal, tienes que atenerte a sus normas. Los signos de interrogación y exclamación son dos, ¡y tienes que usar ambos! Siempre. Si quieres dar un tono desenfadado y alegre a tu mensaje, hazlo con las palabras. Usar solo el símbolo final no te hace más cool.


O sea tía, es super trendy ese top, me lo pongo este week-end.
Justo lo que acabo de hacer en el párrafo anterior. El castellano es una lengua muy rica en vocabulario. ¿Por qué utilizas palabras de otras lenguas, si seguro que hay una que sirve para decir lo mismo en tu idioma? Se ha puesto muy de moda utilizar palabras en inglés porque parece que todo es más moderno y divertido, pero lo cierto es que no. Quizás todo esto venga del mundo de la informática donde, al no haber palabras en nuestro idioma para designar a los nuevos conceptos, hayan acabado adaptándose. Pero no me digas que no conoces una palabra en español para week-end.

Si quieres ser un altavoz en las redes sociales, ya sea de tu marca personal o representando a una empresa, lo mínimo que tienes que hacer es escribir bien. Que vives de la palabra. ¿O no?

jueves, 19 de enero de 2017

Otros palabros (XLIX): Milan, el


Es curioso que los propios aficionados de uno de los equipos de fútbol de la ciudad de Milán (“Milano” en italiano y “Milân” en dialecto lombardo) cambien la acentuación de su nombre, si bien solamente cuando se refieren al equipo, no a la ciudad. Aunque el nombre oficial de la entidad es “Associazione Calcio Milan”, el canto tradicional de sus “tifosi” es «“Milan”, “Milan”, sempre con te!» Lo que ya no extraña tanto es que, pese a que en español digamos “Milán”, nuestros ilustres periodistas deportivos le hayan cogido tanto gusto a ese cambio de pronunciación, como por ejemplo los de la Cadena SER cuando informan de que «Ibrahimovic se marcha “al Milan” a cambio de 25 millones».
La Fundéu argumenta que «ambas opciones pueden considerarse válidas, pues el nombre oficial no refleja el topónimo italiano “Milano”, sino que se forma a partir de la denominación “Milan Cricket and Football Club” de sus fundadores ingleses Alfred Edwards y Herbert Kilpin». Estamos en las mismas, no obstante, puesto que la acentuación inglesa (/mɪˈlæn/) recae sobre la segunda sílaba, no sobre la primera, luego es difícil discernir el origen de tal pronunciación.

martes, 17 de enero de 2017

Hackatón


También conocido como “hack day”, “hackfest” o “codefest” (en español, “encuentro de programadores” o “maratón de desarrollo informático”), el término “hackathon” (/'hækəθən/), contracción de “hack[er]” y “marathon”, fue acuñado en 1999 por los desarrolladores de OpenBSD y el equipo de mercadotecnia de Sun Microsystems para designar un encuentro de programadores con el objetivo de desarrollar conjuntamente aplicaciones informáticas durante varios días consecutivos, tanto con fines educativos y sociales como para colaborar en algún programa de dominio público o de libre acceso.

viernes, 13 de enero de 2017

CAPTCHA (/ˈkæpˌtʃə/)


Esa serie de caracteres, en ocasiones distorsionados, que se muestran en pantalla cuando queremos registrarnos en algún servicio o dejar un comentario en alguna página de internet tienen su origen en una prueba que propuso Alan Turing en 1950 para demostrar que la inteligencia de una máquina podría simular la de un humano. Es el acrónimo en inglés de “Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart” (“prueba de Turing completamente automática y pública para diferenciar ordenadores de humanos”), acuñado en el año 2000 por Luis von Ahn, Manuel Blum y Nicholas J. Hopper de la universidad Carnegie Mellon.
En teoría, sólo un ser humano (nunca una máquina) puede interpretar esos caracteres, normalmente incluidos en una imagen para que su reconocimiento deba ser visual (o auditivo, cuando se presenta dicha opción). No obstante, dado que la prueba parte de un ordenador, al contrario que la prueba de Turing, donde el interrogador es un ser humano, este tipo de pruebas se conoce también como “test de Turing inverso”.
Se viene utilizando en internet desde el año 2003 para evitar que los robots virtuales puedan acceder a cuentas de otras personas probando contraseñas diferentes o rellenen formularios de manera automática (encuestas, registros…) Más adelante, Google desarrolló el sistema “reCAPTCHA” que, por medio de líneas, colores, textos ondulados, etc. (e incluso mostrando pruebas más complejas en caso de que el comportamiento del usuario sea sospechoso) evitan que los sistemas de OCR (reconocimiento óptico de caracteres, del inglés “Optical Character Recognition”) puedan descifrar el “CAPTCHA” y engañar a la página.

martes, 10 de enero de 2017

Tinto de verano pael calor



La prosodia popular tiende a contraer sonidos y, por tanto, a desvirtuar algunas palabras, cuyas sílabas se apretujan como si viajaran en el metro en hora punta. Podemos oír en ámbitos coloquiales: «¿T’anterao?», o «to has’tao muy bien», o «¡m’alegro!», o «hay que ir p’alante». El pasado 8 de julio, por ejemplo, un exdirector de periódico hablaba en una tertulia televisiva, a las 23.37, sobre el caso del encarcelado Luis Bárcenas y de «el auto que le mete pa dentro».

Sabemos que la elección del lenguaje se parece al acto de escoger la ropa. Se trata, por tanto, de una cuestión social. No vamos a una boda ataviados con chanclas, ni al monte con traje de gala. Y activaremos de inmediato nuestras opiniones (tal vez, nuestros prejuicios) si observamos que alguien viene al trabajo en pijama.

De igual modo, acomodamos nuestro lenguaje a las situaciones que nos toca vivir, y no nos expresamos en una reunión de amigos como en un congreso de cirugía. Una abogada hablará de forma coloquial en su casa, pero escogerá palabras distintas (quizá para defender lo mismo) si se dirige a un tribunal.

Podemos pensar que tales criterios —diferencia entre lenguaje familiar y lenguaje esmerado— han de aplicarse también a los periodistas y a todos aquellos profesionales que se comunican con un público amplio. No obstante, a menudo oímos expresiones —sobre todo en el periodismo deportivo español— como: «Lanchufao trece segundos de ventaja», «el Celta ha palmao con el Sevilla», o «Contador está intentando enlazar con el grupo de alante».

Este último uso tiene su interés, porque aparece lo mismo en el lenguaje de personas cultas que en la expresión popular. El Diccionario panhispánico de dudas, elaborado por todas las academias de la lengua española, incluye la entrada «alante», y señala: «En el habla esmerada debe evitarse la forma “alante”, usada con frecuencia en la lengua popular e incluso entre hablantes cultos en situaciones informales».

En efecto, no parece muy elegante tal palabra. Pero podemos comprender que se cuele en el lenguaje de personas cultivadas que no están muy atentas a los términos que pronuncian. ¿Por qué? Porque el genio del idioma es analógico, y sabe de la relación entre «detrás» y «atrás». Y si entiende una vinculación entre «detrás» y «atrás», puede tolerar que a partir de «delante» se forme «alante», en vez de «adelante», sabiendo, además, que no existe «adetrás». Así que «de-lante» se empareja con «de-trás», y «a-trás», con «a-lante».

En definitiva, todo lo que sucede es lógico: todo sucede por algo. También en nuestro léxico.

El uso culto ha venido prefiriendo «adelante» en vez de «alante»; hasta el punto de que esta segunda forma apenas aparece en el lenguaje escrito (aunque ejemplos haya).

Por todo ello nos preguntamos, tras estos preámbulos, si expresiones como «Özil tiene que jugar más alante» (o sea, ser más un alantero), o «el equipo falla alante» (es decir, en la alantera), son de recibo en el lenguaje de un medio de comunicación. ¿Se pueden aceptar en un periodismo oral por el hecho de que pretenda acercarse a su público como si fuera de la familia?, ¿las debemos evitar en la prensa escrita?

Tal vez guarden relación estas ideas con el anuncio de la popularísima marca de bebidas Don Simón, que nos riega durante el estío con una cancioncilla encaminada a que saciemos la sed gracias a su «tinto de verano». Y se canta en el anuncio: «Tinto de verano hay que beber, tinto de verano pael calor, fiesta Don Simón».

Dejando aparte que las palabras «tinto», «beber», «verano» y «calor» sugieren más siesta que fiesta (habrá quien haya entendido «siesta Don Simón», dado el contexto), nos hallamos de nuevo ante un uso coloquial en una comunicación pública. Nuestro sentido pragmático nos impedirá creer que se trata de un error de la agencia de publicidad. Como parece obvio, la expresión se incluyó deliberadamente. Quizá porque así acercan el producto a sus potenciales consumidores: la gente como usted y como yo que está dispuesta a recibir con regocijo el tinto de verano como en su día acogió el advenimiento del Seat Seiscientos.

Quienes formamos parte del populacho sabemos reconocernos de inmediato en un producto que nos va como anillo al dedo.

No imaginaríamos, sin embargo, una fórmula publicitaria semejante si se tratara de anunciar Vega Sicilia o Viña Tondonia, ni para vender los relojes Rolex o cualquier coche de lujo: «Un descapotable pael calor», por ejemplo.

El léxico y la gramática acompañan la imagen que transmitimos de nosotros mismos, queramos o no; y la situación ideal consiste en que cada uno pueda determinar algo al respecto. Si decidimos desenvolvernos en zapatillas, estupendo. Y si optamos por el charol, perfecto también. Eso sí, siempre que acertemos con la ocasión adecuada.

El problema sobreviene cuando alguien se topa con un lenguaje vulgar en un ámbito donde esperaba un léxico esmerado, o, por el contrario, cuando quien está diciendo algo suelta unas cuantas frases pedantes que no casan con el ambiente de desenfreno y cachondeo que le envuelve. Quizá los que escuchen en uno y otro caso tiendan a pensar que esa persona dispone de escaso fondo de armario verbal. En un buen ropero debe guardarse lo mismo un elegante traje para una boda que una vistosa camiseta sin mangas. Pael calor, claro.

Antología del disparate estudiantil




  • Latín: Ave Caesar, morituri te salutant. Traducción correcta: «Salve César, los que van a morir te saludan». Traducción del alumno: «Las aves del César morían por falta de salud».
  • Latín: Cogito, ergo sum. Traducción correcta: «Pienso, luego existo». Traducción del alumno: «Le cogí lo suyo».
  • La orquesta: Definición, esquema de distribución de los instrumentos y criterio de colocación de estos instrumentos. «La orquesta es cuando se juntan mucha gente que toca, y toca la musica. Los instrumentos se colocan unos delante y detras y eso depende del tamaño, por ejemplo la gaita se coloca siempre delante».
  • Características generales de la música barroca. «Creo que ay un despiste en la pregunta, me parece que es la musica marroca. Voy a contestar esto. La musica marroca es la de los moros de Marruecos que es muy importante porque la tocaban los moros cuando ivan a las batallas de conquista».
  • Beethoven: «Este era un señor sordo que compuso la letra de Miguel Rios o sea el Hino de la alegria. Pero cuando la izo no era de rocks. Daba muchos conciertos en la epoca de Franco y hizo tambien 'Para Luisa' que no tiene paranjon en la historia de la música».
  • Medir el segundo verso escrito en la pizarra. «En el pizarrón unos 75 centímetros, en el papel más o menos una cuarta (lo digo aproximado porque no me he traído el metro)».
  • Esqueleto de la pantorrilla. «Está formado por el hueso más largo del cuerpo, que es el fémur, que va desde el omoplato hasta la rótula».
  • El cerebro. «Las ideas, después de hablar, se van al cerebro».
  • Aves prensoras. «Son las aves que viven en las 'prensas', sitos donde hay mucho agua. Tienen bonitos coloridos, como el cuervo».
  • Ejemplo de gallinácea que no sea la gallina. «El pollo».
  • Depuración del agua. «Se hace por los rayos ultraviolentos».
  • Reptiles. «Son animales que se disuelven en el agua».
  • Un reptil peligroso de España. «El cocodrilo».
  • Anfibios. «La rana tiene una hendidura cloacal, por la cual lanza el típico sonido 'cloac, cloac'».
  • Volcanes. «En Mallorca está el Teide. El agua de mar se solidifica y sale por el cráter».
  • Ejemplo de caro. «El cocodrilo». (¿Se referirá a las carteras?)
  • Ejemplo de parásito interno. «Las vísceras».
  • División de los moluscos. «Gasterópodos, bivalvos y simios».
  • Productos volcánicos. «Las bombas atómicas».
  • Cómo se llaman los habitantes de Ceuta. «Centauros».
  • Las algas. «Son animales con caracteres de vegetales».
  • Antibióticos. «El alcohol, algodón y agua oxigenada».
  • Glaciares. «Pueden ser por erosión y por defunción».
  • Moisés y los israelitas. «Los israelitas en el desierto se alimentaban de patriarcas».
  • La soberbia. «Es un apetito desordenado de comer y beber, que se corrige practicando la lujuria».
  • El Cid. «Quiso armarse caballero y se buscó a un aldeano llamado Sancho Panza y se fue por esos mundos».
  • ¿Qué río pasa por Viena? «El Vesubio azul».
  • Fases de la Luna. «Lunallena, luna nueva y menos cuarto».
  • Geografía. «En Holanda, de cada cuatro habitantes, uno es vaca».
  • Odontólogo. «Carnívoro que se alimenta de presas vivas».
  • Afluentes del Duero por la derecha. «Son los mismos que por la izquierda».
  • La Fe. «Es lo que nos da Dios para poder entender a los curas».
  • Músculos del cuello. «Electrocleidomésticos».
  • El hombre primitivo. «Se vestía de pieles y se refugiaba en las tabernas».
  • Los cuatro evangelistas. «Los cuatro evangelistas eran 3: San Pedro y San Pablo».
  • La catedral de León. «Fue construida por los romanos gracias a un arquitecto americano».
  • Formación de las cordilleras. «Las montañas no se forman en uno o dos días, tardan mucho tiempo en formarse».
  • ¿Qué es la atmósfera? «La atmósfera es el sitio donde se encuentran los procesos atmosféricos como las nubes. En esta parte se producen los rayos sísmicos, que son aquellos que producen los terremotos y el temblamiento de tierra».
  • Movimientos del corazón. «De rotación alrededor de sí mismo y de traslación alrededor del cuerpo».
  • Círculo. «Es una línea pegada por los dos extremos formando un redondel».
  • Averiguar si es primo el número 2639. «Para mí que este número es primo porque no hay ningún número que dividido por este número que es 2639 nos de exacto. Si usted ve que está mal lo corrija».
  • Primera ley de Mendel. «Mendel era un hombre que durante toda su vida se dedico al cruce de las plantas. De sus experiencias hizo un libro pero lo publican en una encuadernación mala y la gente no se enteró. Después de Mendel dos personas descubrieron lo mismo que él sin saberlo y vieron que habían perdido el tiempo inútilmente».
  • Etapas más importantes en la evolución del hombre. «Sobre el año 570 se cree en la primera aparición del Homo sapiens. A partir del 570 y hasta el 1200 el Homohabilis. A partir del 1200 y hasta aproximadamente el 1700 el Homohabilis y después, hombres normales».
  • El anarquismo. «Es una ideología racional y astringente».
  • Marco Polo. «Fue un descubridor cartagines que pretendía descubrir América; que lo consiguió».
  • jueves, 5 de enero de 2017

    Otros palabros (XLVIII): Financiarizar


    Aunque se parece mucho a “financiar” (‘aportar el dinero necesario para una empresa’; ‘sufragar los gastos de una actividad, de una obra, etc.’), en realidad se trata de un neologismo que designa una nueva realidad: concretamente, ‘acumular beneficios a través de canales financieros en lugar del comercio y la producción de mercancías’. También está la versión Felipe González / Público (“financierizada”).